Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de usuario. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Entrevista con Arturo Bris

¿Existe investigación en Corporate Finance en España?

Mucha y muy buena. A diferencia de Estados Unidos, donde los departamentos de Finanzas han existido siempre dentro de las escuelas de negocios, en España la investigación en “Corporate Finance” ha surgido principalmente de los departamentos de Teoría Económica y Economía de la empresa. Hace unos años era mas frecuente ver trabajos teóricos que empíricos, sobre todo debido a la escasez de bases de datos sobre las que trabajar. Hoy en día España cuenta con excelentes fuentes de datos, sin haber perdido el gusto por la investigación teórica en la que las universidades españolas destacaban. Tenemos instituciones, como CEMFI, la Universidad Pompeu Fabra, la Universidad Carlos III, el IESE, y muchas otras, que producen trabajos de investigación que se publican en las mejores revistas internacionales.

¿Cuáles son los temas de investigación más frecuentes en los últimos años?

La Teoría Económica se basa en el supuesto de que los mercados son perfectos y los agentes racionales, pero en los últimos años hemos visto que ni lo uno ni lo otro es cierto. Por eso los investigadores han puesto énfasis en el efecto de las fricciones en las decisiones de financiación. Un buen ejemplo son los mercados emergentes, donde existen problemas de liquidez e información. Otro campo de enorme proyección son las Finanzas del Comportamiento, o Behavioral Finance, que estudia el efecto de los sesgos psicológicos de los inversores en las decisiones de inversión. Por ejemplo, las Finanzas del Comportamiento tratan de explicar por qué los inversores prefieren perder cinco euros dos veces, que diez euros una vez. Desde el punto de vista de las Finanzas tradicionales, ese comportamiento no es “racional”, y por tanto no se consideraba factible. Por último, la internacionalización de los mercados financieros ha tenido un impacto importante en la investigación. Hay un buen número de investigadores dedicados a los temas de gobierno corporativo y regulación financiera.

¿Cuál es el impacto de la investigación en Corporate Finance sobre el mundo real?

Los investigadores en Finanzas tenemos la ventaja de que la comunidad financiera recurre a nosotros para resolver sus problemas conceptuales. Probablemente existen pocos campos en los que el impacto de los académicos sea mayor. La Teoría de la Estructura Financiera, el diseño de las políticas de dividendos, los problemas de información, los métodos de valoración de activos derivados, la regulación financiera óptima, son ejemplos de problemas analizados y resueltos por académicos, cuyas soluciones se han puesto en práctica en el mundo real. Esto nos da tres ventajas: en primer lugar gran parte de los proyectos de investigación los financian las corporaciones, al menos en Estados Unidos. En segundo lugar la vida académica y empresarial son dos alternativas posibles para los nuevos doctores en Finanzas, lo cual incita a muchos universitarios a dedicarse a este campo. Los principales bancos de inversión recurren con frecuencia a profesores universitarios para cubrir puestos de responsabilidad. Finalmente, existe un contacto muy estrecho entre la universidad y la empresa; el mundo real plantea problemas que los investigadores tratan de solucionar.

Tu trabajo con Christos Cabolis obtuvo el Premio Jaime Fernández de Araoz en su I edición. ¿Qué destacarías del Premio y su impacto?

En el plano personal el Premio Jaime Fernández de Araoz ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. En primer lugar porque me dio la oportunidad de conocer a una familia extraordinaria, que nos han tratado a Christos y a mí, y a nuestras familias, con una atención exquisita. En segundo lugar porque me permitió conocer personalmente a SS.AA.RR. Los Príncipes de Asturias, algo que nunca olvidaré. Finalmente, porque en nuestra profesión tener el reconocimiento público es algo que sucede muy pocas veces, y especialmente en tu país.

El trabajo ganador es un estudio empírico sobre el impacto de las reglas de Buen Gobierno. ¿Hay Buen Gobierno en la empresa española?

Las reglas de Buen Gobierno se refieren al control que los accionistas de las empresas deben ejercer sobre los ejecutivos para que estos no tomen decisiones que pongan en peligro su inversión. Un ejemplo son los consejeros independientes en los consejos de administración, o la posibilidad de demandar criminalmente a los directivos por fraude. En España se está llevando a cabo una reforma legal profunda, pero la incógnita más preocupante es si va a tener un efecto práctico en el funcionamiento de las empresas. Primero porque dicha reforma se está haciendo importando reglas de otros países, mientras que aquí los problemas son muy específicos. En segundo lugar porque en una regulación que intenta poner límites a la discrecionalidad de los directivos se está teniendo mucho más en cuenta la opinión de estos que la de los accionistas.

¿Crees que en España se debería dar más importancia a la investigación financiera?

Las políticas educativas tratan de fomentar la investigación, pero el concepto de “investigación” en España se circunscribe a la investigación en ciencias experimentales. Un investigador es para el ciudadano medio una persona que viste bata blanca y trabaja con un microscopio. Además es una profesión que no tiene el reconocimiento social que tiene en otros países. Por eso el “Premio Jaime Fernández de Araoz” es una iniciativa tan encomiable. Finalmente, un problema con el que tenemos que convivir es que la investigación financiera no se prima socialmente, pues es evidente que la investigación sobre el cáncer es más importante, por ejemplo, que la investigación sobre las recompras de acciones.